Please use this identifier to cite or link to this item: http://hdl.handle.net/2445/13463
Title: Aplicación de la DMT en un caso de TEPT. (Trastorno de estrés post-traumático)
Author: Sestu, Federica
Director: Wengrower, Hilda
Keywords: Trastorn per estrès posttraumàtic
Dansateràpia
Teràpies corporals
Dance therapy
Post-traumatic stress disorder
Mind and body therapies
Issue Date: 30-Jul-2010
Series/Report no: Master en Terapia del Movimiento i la Danza
Gener 2009
Abstract: Barcelona, 21 diciembre 2008 Nombre (ficticio) de la paciente: Marta Edad: 29 años Sexo: femenino Descripción breve de la paciente: diferentes traumatismos óseos debidos a una caída desde una altura de 20 metros en los Pirineos Catalanes, producida el día 3 de Noviembre de 2007. La paciente presenta lesiones en la columna en tres vértebras, fracturas en las dos piernas, en la planta del pie derecho y en la mano derecha y un traumatismo cráneo-encefálico. Le pronostican una lenta recuperación de mínimo un año y al empezar la terapia está inmovilizada en la cama, escayolada y lleva un corsé ortopédico. La rescata un equipo de bomberos en helicóptero y la llevan al hospital más cercano, desde donde la trasladarán al Hospital de la Vall d'Hebron de Barcelona. Tres días después del accidente continúa en estado de shock y le es imposible reconocer y sacar sus emociones o llorar. Su cuerpo y su mente están totalmente desconectados. Cuando llegan las visitas al hospital, ella intenta entretener a todos con aparente buen humor. Es evidente la disociación entre el trauma que acaba de sufrir y su ánimo en apariencia alegre. La paciente desarrolla un fuerte mecanismo de defensa para protegerse del shock y no desintegrarse emocionalmente. Tiene una actitud rebelde hacia el personal médico y le cuesta respetar las normas (por ejemplo: fuma a pesar de la expresa prohibición del equipo sanitario). Las sesiones con Marta empiezan casi por casualidad. Ella era una alumna mía del curso de danza hindú y nos estábamos haciendo amigas cada vez más. Es importante destacar que, por norma, es aconsejable no ejercer de terapeuta cuando existe un vínculo familiar o de amistad con el/la paciente, para evitar mecanismos de transferencia y contra-transferencia difíciles de gestionar y que podrían ocasionar dinámicas poco saludables. En este caso específico, la interrelación terapéutica con Marta fue una consecuencia de su pasión por la danza y la imposibilidad que tenía de moverse. Su situación me hizo reflexionar sobre el significado de nuestra profesión de Terapeutas a través del Movimiento y la Danza. La primera consideración es sobre la vida misma, que en cualquiera de sus manifestaciones se caracteriza por el movimiento constante, y esto marca la diferencia entre la vida y la muerte. Cualquier ser viviente se mueve. Aunque esté paralizado en una cama, sus órganos vitales siguen moviéndose para asegurar su existencia. El corazón late, la sangre circula por las venas, los pulmones u otros aparatos artificiales permiten que el aire entre y salga del cuerpo. Y es movimiento rítmico y repetido. Es, de alguna forma, música y danza a la vez. Hasta nuestros pensamientos son un movimiento más o menos rápido, más o menos caótico, de ondas cerebrales. Ontologicamente, asociaría el movimiento al estado de SER y la ausencia del movimiento al NO SER, con consecuente incompatibilidad Parmenidea de los dos estados juntos en la misma persona. He hablado del estado puramente fisiológico de la existencia. Pero, ¿qué pasa con el estado anímico/psicológico? ¿Puede el movimiento interior de emociones impulsar a la vida? ¿Puede nuestra voluntad favorecer un proceso más rápido de recuperación en caso de enfermedad? R. Spitz (1972), en su estudio recopilado en el libro ¿El primer año de vida del niño¿, demuestra que los bebés tienen más hambre de amor que de alimento, cuando comprueba que en los orfanatos los pequeños se dejaban morir al no recibir amor. El caso de Marta es ejemplar. Ella decidió luchar por recuperar la movilidad y poder hacer funcionar su cuerpo como y mejor que antes del accidente. Su cuerpo estaba paralizado, pero su voluntad era un volcán. Decidió no hacer caso a los dictámenes médicos y simplemente escuchar sus deseos y necesidades de moverse. ¿En la medicina de rehabilitación, las sesiones de DMT son habitualmente intervenciones a corto plazo las cuales serán utilizadas para resolver problemas¿ (Susan Kierr y Linda Pilus) Basándome en mi propia experiencia, creo que la afirmación de las dos estudiosas es cierta. Marta necesitaba los cuidados de un equipo médico que pudiese curar su cuerpo y su alma a la vez. La terapia de rehabilitación no hubiese sido tan eficaz sin una motivación personal, lo que yo llamo el ¿motor interno¿ de los seres humanos. En este caso, la Terapia a través de la Danza ayudó a que el proceso de recuperación física fuese más rápido y aumentó la autoestima y la resiliencia de la paciente. La Danza (en su sentido más amplio) impulsó el movimiento de las emociones y provocó el anhelo a la vida. ¿La danza-movimiento terapeuta (DMTa) llega a ser parte de un equipo cuando trabaja en medicina de rehabilitación. Un doctor, enfermera, fisioterapeuta, terapeuta ocupacional, terapeuta verbal, y asistente social son todos parte de un equipo de tratamiento para cada lesión del paciente. La DMTa toma el rol de guía y facilitadora cuando el paciente descubre qué es lo que le ayudará a sentirse pleno de nuevo. Para hacer esto, la DMTa trabaja con las partes lesionadas y no lesionadas de la persona. La parte del cuerpo, mente, espíritu que ha mantenido su fuerza aprende a adoptar y a acomodarse a la parte que ha perdido su fuerza. Este proceso de curación, aceptando y acomodando, es la meta de la DMTa en medicina de rehabilitación.¿ (Susan Kierr y Linda Pilus)
URI: http://hdl.handle.net/2445/13463
Appears in Collections:Projectes Finals - IL3-UB (Institut de Formació Contínua)

Files in This Item:
File Description SizeFormat 
Versión Definitiva-Tesis_final-Federica_Sestu.pdfAplicación de la DMT en un caso de TEPT387.18 kBAdobe PDFView/Open


This item is licensed under a Creative Commons License Creative Commons