Please use this identifier to cite or link to this item: http://hdl.handle.net/2445/177479
Full metadata record
DC FieldValueLanguage
dc.contributor.advisorGuasch, Anna Maria, 1953--
dc.contributor.authorQuarti, Manuela-
dc.contributor.otherUniversitat de Barcelona. Departament d'Història de l'Art-
dc.date.accessioned2021-05-20T10:30:06Z-
dc.date.available2021-05-20T10:30:06Z-
dc.date.issued2010-03-02-
dc.identifier.urihttp://hdl.handle.net/2445/177479-
dc.description.abstract[spa] El arte relacional y las arquitecturas sociales: el papel del espectador (1995-2009) se ha propuesto el objetivo de investigar un tema especifico, el de la Estética Relacional, término acuñado por Nicolas Bourriaud no sólo para indicar la práctica de un determinado grupo de artistas que se formaron en los años noventa sino, en general, para indicar una tendencia del arte contemporáneo como “actividad que consiste en producir relaciones con el mundo, con la ayuda de signos, formas, acciones y objetos”. Bourriaud considera que el papel del crítico es el de comprender la complejidad de los problemas que nacen en un determinado período histórico e interpretar las respuestas que provienen del mundo del arte y, en particular, de los artistas. Se ha buscado desarrollar una tesis que fuera capaz de convertirse en un instrumento útil para reconstruir las principales líneas del debate teórico alrededor del tema de la esfera relacional en el arte, eje de las reflexiones acerca de la crítica del arte, el valor de la estética y la función política del arte. A distancia de más de diez años desde los primeros escritos de estética relacional y, sucesivamente del debate crítico que emergió alrededor de ella, Bourriaud, en ocasión de la muestra Theanyspacewhatever (Nueva York, 2008) comisariada por Nancy Spector en el Museo Guggenheim de Nueva York, re-define las líneas principales de su trabajo, reafirma que la suya es una teoría de la forma para prácticas que, en una sociedad siempre más computarizada y que reduce al mínimo el contacto entre los individuos, ofrecen espacios espontáneos, “intersticios sociales”, formas de sociabilidad fuera de las dinámicas utilitarias del intercambio capitalista, prácticas que poseen, por lo tanto, un valor social y político. En general, las críticas que se enfrentan a la teoría de Bourriaud y su texto Esthétique relationnelle se cuestionan si estas prácticas, en lugar de proponer un intercambio social que se desvincule del capitalismo, en realidad re-proponen la ideología dominante y se convierten en una esteticización de dinámicas capitalistas. La muestra Theanyspacewhatever es de todas formas una confirmación de que se ha formado una tendencia importante de la postmodernidad, un arte flexible, ambiguo, que reflexiona sobre el concepto de tiempo-espacio y propone una atenta y nueva reflexión sobre el paradigma expositivo como momento fundamental en el flujo de la creación. En el análisis de prácticas artísticas relacionales, las obras se convierten en arquitecturas sociales capaces de capturar la dialéctica del tiempo, del espacio y del sujeto. En la investigación de las conexiones y interacciones entre espacio, tiempo y nosotros mismos, los artistas proponen obras que no representan objetos estáticos, en cuanto existen en múltiples relaciones inestables que dependen tanto del contexto donde se presentan como de la variedad de respuestas por parte de los visitantes, o usuarios, que son un componente de la obra de arte: las instalaciones o los grandes objetos espaciales devienen accesibles a los visitantes con el fin de incentivar una interacción y una experiencia de las obras que no se basan en la esencia que se encuentra en ellas mismas, sino en una opción activada por los usuarios. En cuanto a la dimensión del tiempo, los artistas exploran una idea de tiempo no lineal, a favor de una temporalidad que crea modelos arquitectónicos más complejos, que tengan en cuenta la heterogeneidad y la multiplicidad, no una línea, sino siempre muchas líneas. En estas prácticas emerge la idea de una temporalidad laberíntica, una necesidad de pensar siempre en plural, en una visualización del tiempo no como una línea de puntos en sucesión, sino un modelo de serie que se bifurca y diverge. Si el escritor argentino Jorge Luís Borges, en la obra “El jardín de los senderos que se bifurcan”, introduce la idea de una infinita serie de tiempos, una red creciente y vertiginosa de tiempos divergentes, convergentes y paralelos, es a la luz de reflexiones sobre la naturaleza de un tiempo propio de la conciencia, de uno espacio flexible de encuentro y de una subjetividad determinada que pueden entenderse, tal vez, estas prácticas artísticas que, aunque utilizando el momento expositivo como medium, no se completan en sí mismo, a veces lo ignoran, o lo consideran como una estación, un capítulo de una narrativa mucho más amplia y que continua a modificarse en su evolución. Dominique Gonzalez Foerster, Rirkrit Tiravanija, Pierre Huyghe y Philippe Parreno entre otros, son artistas cuya relacionalidad debe entenderse, sea como modo de operar en la red de relaciones y proyectos colaborativos que desarrollan entre sí, sea en el sentido de proponer modelos perceptivos en los cuales el espectador se convierte en sujeto de una experiencia espacio-temporal, sea como proposición artística con relación al espacio expositivo, como ocasión de revisión temporánea de proyectos en los cuales la narratividad está en continua formación. Este estudio ha representado, quizá, una ocasión para una revisión parcial, para una posible lectura en tiempo casi real de prácticas que se están consolidando, en un escenario en el cual la crítica se entrelaza con la práctica curatorial y el formato expositivo es flexible y abierto.ca
dc.description.abstract[eng] Relational art and social architectures: the role of the spectator (1995-2009) aims to investigate a specific topic, that of Relational Aesthetics, a term coined by the art critic Nicolas Bourriaud, not only to indicate the practice of a group of artists who were formed in the nineties but, in general, to indicate a tendence in contemporary art defined as "an activity that consists in producing relationships with the world, with the help of signs, forms, actions and objects." Nicolas Bourriaud considers that the role of the critic is to understand the complexity of the problems that arise in a specific historical period and to interpret the responses that come from the art world and, in particular, from artists. At a distance of more than ten years from the first writings about relational aesthetics and from the critical debate that emerged around it, Bourriaud, on the occasion of the exhibition Theanyspacewhatever (New York, 2008) curated by Nancy Spector at the Guggenheim Museum in New York, re-defines the main critical aspects of his work, reaffirming that his theory is a “theory of form” for practices that, in a society that is every time more computerized and that tends to reduce the phisical contact between individuals, may offer spontaneous spaces, "social interstices ”, forms of sociability outside the utilitarian dynamics of capitalist exchange, practices that therefore have a social and political value. Dominique Gonzalez Foerster, Rirkrit Tiravanija, Pierre Huyghe and Philippe Parreno, among others, are artists whose relationality must be understood, either as a way of operating in the sphere of relationships and collaborative projects that they develop among themselves, proposing perceptual models in which the viewer becomes the real subject of a space-time experience, or even as an artistic proposition in relation to the exhibition space, an occasion for the temporary review of projects in which narrativity is in continuous formation. This thesis seeks to develop a research capable of becoming a useful instrument to consider the main lines of the theoretical debate around the relationality in art, the axis of the reflections on art criticism, the value of aesthetics and the political function of art, in a scenario in which criticism is intertwined with curatorial practice and the exhibition format is flexible and open.ca
dc.format.extent572 p.-
dc.format.mimetypeapplication/pdf-
dc.language.isospaca
dc.publisherUniversitat de Barcelona-
dc.rights(c) Quarti, Manuela, 2021-
dc.subject.classificationArt contemporani-
dc.subject.classificationEstètica-
dc.subject.classificationSociologia de l'art-
dc.subject.otherContemporary art-
dc.subject.otherAesthetics-
dc.subject.otherSociology of art-
dc.titleEl arte relacional y las arquitecturas sociales: el papel del espectador (1995-2009)ca
dc.typeinfo:eu-repo/semantics/doctoralThesisca
dc.typeinfo:eu-repo/semantics/publishedVersion-
dc.rights.accessRightsinfo:eu-repo/semantics/openAccessca
dc.identifier.tdxhttp://hdl.handle.net/10803/671717-
Appears in Collections:Tesis Doctorals - Departament - Història de l'Art

Files in This Item:
File Description SizeFormat 
MANUELA QUARTI_TESIS.pdf8.52 MBAdobe PDFView/Open


Items in DSpace are protected by copyright, with all rights reserved, unless otherwise indicated.