Please use this identifier to cite or link to this item: http://hdl.handle.net/2445/41714
Title: La casa, el sí mismo y el mundo: un estudio a partir de Gaston Barchelard
Author: Aguilar Rocha, Irving Samadhi
Director: Esquirol i Calaf, Josep M., 1963-
Keywords: Bachelard, Gaston, 1884-1962
Llar
Hogar
Home
Intimitat
Intimidad
Intimacy (Psychology)
Issue Date: 24-Jan-2013
Publisher: Universitat de Barcelona
Abstract: [spa] Esta investigación parte la experiencia existencial de estar en casa, si bien sentirnos como en casa puede llegar a significar muchas cosas: formar parte del mundo, tener un lugar en él, un sentimiento de sentirnos protegidos, mantener un sentimiento de arraigo, etc. Todo esto tiene que ver con la identidad, con el refugio y con la orientación que supone el poder decir filosóficamente «tener mundo». De ahí que reencontrarse a sí mismo significaría tener mundo. Por ello creemos necesario trazar un vínculo o acercamiento vital y efectivo en el mundo desde la dimensión única en la que se podría llevar a cabo, esto es, en el espacio posible de realización para el hombre y no como algo extraño a dominar, sino como la propia condición de posibilidad de la existencia del hombre, en una palabra: la casa. El punto central de la reflexión se sitúa en la relación hombre-mundo y, más específicamente, en la búsqueda (o reencuentro) de una idea específica de proximidad, lo que solemos llamar intimidad. Podemos decir entonces que la mirada estará puesta en la relación entre intimidad y mundo; constituyendo la intimidad, el elemento esencial de la noción de casa que queremos investigar. Estar en casa no es un estado sino un movimiento de la existencia como diría Patočka. Movimiento existencial que se traduce en un dinamismo vital si el hombre está en casa, sale o regresa a ella; así el estar fuera y dentro expresan este dinamismo. Paradójicamente, sin la experiencia de la casa, no es que se dé un dinamismo continuo, pero sí una errancia que ya no es movimiento vital. La pérdida de casa representa la pérdida de mundo; la falta de casa también es la destrucción del espacio originario de identificación teniendo como consecuencia la imposibilidad de los demás espacios de relación. Así pues, las dos cuestiones fundamentales de esta tesis son: ¿cuál es el sentido existencial de la casa? y ¿en qué consiste esencialmente el habitar? Para su tratamiento tomaremos como principal guía y eje de estudio la obra de Gaston Bachelard, sobre todo La poética del espacio y La tierra y las ensoñaciones del reposo que son los dos libros en los que el tema de la casa es tratado de forma más directa y extensa. De modo que los temas principales a analizar son la imagen de casa con sus valores de intimidad y reposo, y como herramienta para el estudio del alma bajo el signo de la intimidad. La imagen de la casa con sus valores de profundidad. En relación a esto se esboza la idea del oikos y el planteamiento de Arendt; se aborda también la noción de morada en Lévinas, vinculada esencialmente a lo femenino; se analiza la propuesta heideggeriana del ser-en-el-mundo con las ideas de cercanía y proximidad, ellas en referencia al habitar humano, y por último, la noción de esferas y espacios íntimos en el pensamiento de Sloterdijk. Así, la casa tiene un carácter ontológico: permite pensar el ser que somos. Es también la primera imagen vivida del yo, de un yo que toma conciencia de sí mismo en relación con el mundo. Por ello, Bachelard afirma que la casa es el medio por el cual afrontamos el mundo. La imagen de la casa es intermediaria entre el hombre y el mundo, en este sentido es un ser de confianza; la casa es la imagen del yo que ha sabido construir con y ante el mundo. A través de la obra de Bachelard, y de estos otros autores, la casa se nos revelará como la “condición” de la condición humana —valga la redundancia— y el lugar hermenéutico más privilegiado para entendernos a nosotros mismos.
[eng] HOUSE, THE SELF AND THE WORLD: A STUDY FROM GASTON BACHELARD. This research begins with the existential experience of being at home, if feeling at home can mean many things: being part of the world, having a place in it, feeling secure and protected, keeping a sense of put down roots, etc. And all this is related to identity, to the shelter and guidance that means in the philosophical sense: “to have world”. Hence to rediscover himself means, “have world”. Therefore we need to trace a link or a vital and effective approach in the world from the unique dimension in which it could be accomplished, that is, in the space of possibilities for the realization of men. Not as something strange to dominate, but as the own condition of the possibility of existence for man. In one word: the home. The central point of reflection is the relationship between man and world and more specifically in the search (or reuniting) for a specific idea of proximity: what we usually call intimacy. We can say that the focus of this work will be on the relationship between intimacy and world, which is an essential element of the concept of home, and that is precisely what we want to investigate. Being at home is not a situation but, as Patočka says: “is a movement of existence”. This existential movement is a vital dynamism: if man is at home, he leaves or returns to the house, the outside and inside express this dynamism. Paradoxically, without the experience of the house, there is no continuous dynamism, but a wandering which is no longer a vital movement. The loss of home represents the loss of world, and the absence of home is also the destruction of the original space of identity and thus the consecuence is the inability of having a relationship with other spaces.
URI: http://hdl.handle.net/2445/41714
Appears in Collections:Tesis Doctorals - Departament - Filosofia Teorètica i Pràctica

Files in This Item:
File Description SizeFormat 
ISAR_TESIS.pdf1 MBAdobe PDFView/Open


This item is licensed under a Creative Commons License Creative Commons